LOGOPEDIA

LOGOPEDA: Elena Sánchez Mallebrera, Nº C.O.L 46154

La disfunción neurológica de la enfermedad de Parkinson puede afectar a los mecanismos motores de la comunicación y de la deglución.
Las alteraciones en el habla y la voz más comunes son: pérdida progresiva del volumen de voz, monotonía de la voz, cambios de la calidad de la voz (débil, apagada, ronca, soplada, temblorosa y/o intermitente), afectación del ritmo del habla con tendencia a un aumento de la velocidad, dificultad en la articulación, vacilación antes de hablar con titubeos iniciales.

OBJETIVOS GENERALES:
1- Conseguir una comunicación efectiva y eficiente en todos los contextos sociales.
2- Prevenir y mantener los componentes del habla preservados.
3- Recuperar los síntomas deteriorados que hayan aparecido.
4- Concienciar sobre los aspectos del habla que dificultan la comunicación y aprender técnicas y estrategias para mejorar la inteligibilidad del habla.

ACTIVIDADES Y HORARIOS:

RELAJACIÓN:
Los afectados de parkinson tienen rigidez de los músculos implicados en la respiración y en la articulación. Hacemos ejercicios para relajar los músculos y de ese modo favorecer la articulación y la fonación. Los ejercicios que realizamos con la cara son útiles para disminuir la rigidez de ésta zona y trabajar la expresividad facial.

LA POSTURA:
Los trastornos posturales incrementan las dificultades en la fonación. Se trabaja para conseguir un eje corporal vertical y una postura que favorezca los movimientos de los músculos implicados en la respiración y así facilitar la fonación.

RESPIRACIÓN:
Las dificultades respiratorias que manifiestan los afectados de parkinson repercutirán directamente en la fonación ya que la respiración es la base para una buena emisión de voz. Por lo tanto, se trabaja para conseguir una respiración de tipo costo-diafragmática. Es decir, se deberá coger el aire por la nariz notando como se hincha la barriga y se deberá sacar por la boca, mientras se deshincha.

EJERCICIOS DE FONACIÓN:
Una vez se ha trabajado la respiración, será importante entrenar la coordinación fonorespiratoria al hablar y gestionar el aire que ha inspirado, que no se escape el aire de golpe o que no se agote a media frase.

ARTICULACIÓN:
En la enfermedad de Parkinson observamos que la articulación de las palabras es poco clara y precisa. Trabajamos la articulación con el objetivo de mejorar el control de la producción de los sonidos del habla. Esto se consigue a través de ejercicios de praxias bucofaciales y de entrenamiento del ritmo.

LA PROSODIA:
El habla de afectado de Parkinson puede estar alterada además del tono, el volumen, la acentuación, el ritmo, la melodía o la prosodia. Por esta razón, puede que no se llegue a transmitir el verdadero significado del mensaje, ni el sentimiento con que se pronuncia. Lo que trabajamos es concienciar sobre las características melódicas del habla. Si se mejoran éstos aspectos, el habla ganará en inteligibilidad.

Lunes a Jueves – 10:00 a 20:00 h
Atención individual: CITA PREVIA.